Archivos Mensuales: febrero 2016

Convivencia regional de Nuevas Generaciones en Archena

convencion-regioanl12801379_1679167919001639_8608648898021004910_n

Anuncios

¿Votaremos otra vez en junio?

votaremosotravezenjunio

Desde las pasadas elecciones del 20 de diciembre nuestro país está sumido en la incertidumbre política. Han pasado ya casi dos meses desde la cita con las urnas y seguimos sin tener una solución clara. España no deja de estar presidida por un gobierno en funciones cuya capacidad de obra es muy limitada como para emprender la acción política que necesitamos para seguir en el camino de la recuperación económica. Precisamente, ha sido ésta la que se ha visto prácticamente frenada desde la jornada electoral por la desconfianza no solo de los inversores, sino también de la ciudadanía en general y del pequeño y mediano empresario.

Las urnas arrojaron un panorama distinto a lo que solemos estar acostumbrados en España, con mucha mayor diversidad política y, por tanto, una mayor fragmentación que si no se sabe administrar bien, puede llevar a una situación de inestabilidad, desconfianza y hasta, me atrevería a decir, de hartazgo.

El Partido Popular fue el claro ganador de las elecciones con una gran diferencia respecto al resto de fuerzas políticas, pero eso sí, con una gran bajada en comparación con los resultados de 2011, lo que requiere también de nuestra parte cierta autocrítica y de un minucioso análisis para saber por qué nos han dejado de votar o han optado por otras formaciones políticas, pero eso lo trataremos en otra ocasión.

Mariano Rajoy, al ser el ganador de las elecciones, intentó en su momento conformar un gobierno ‘a la europea’ tanto con PSOE como con Ciudadanos, que son las únicas fuerzas moderadas no nacionalistas con las que se podría formar gobierno.

Pero Pedro Sánchez, continuando con esa actitud despectiva mostrada en la campaña hacia el PP, llegó a decir hasta 17 veces ‘NO’ al candidato popular, mientras insistía en la necesidad de formar un “gobierno progresista” que se traduciría nada más y nada menos en un gobierno con las fuerzas nacionalistas y con Podemos, un partido extremista que ya se ha demostrado contrario a la unidad nacional con su propuesta del referéndum en Cataluña, a la que seguramente le seguirían otras comunidades en las que el nacionalismo está presente, y cuyas propuestas económicas supondrían repetir las mismas recetas que nos llevaron a padecer una de las mayores crisis de los últimos años y de la que ya parecía que poco a poco íbamos saliendo.

Al encontrar el ‘no’ rotundo del líder socialista, Rajoy se vio en la obligación de no aceptar la investidura que le propuso el Rey, puesto que al no obtener los apoyos necesarios para formar gobierno, hubiera sido una pérdida de tiempo para nuestro país.

Ese mismo día y antes de producirse la renuncia, Pablo Iglesias ofreció a Sánchez presidir un gobierno de Podemos con él de vicepresidente. Digo un gobierno de la formación magenta porque Iglesias pidió los ministerios con más peso dentro del gobierno y que son los que realmente permiten gobernar un país. Sorpresivamente no reclamó asuntos sociales ni sanidad, sino que pidió Economía’, Defensa’, Interior o Justicia.

Una vez fue propuesto Pedro Sánchez como candidato por parte del Rey, el 2 de febrero, el líder socialista comenzó su carrera hacia la Mocloa. Más de medio mes después, el líder socialista sigue buscando formar gobierno puesto que rechazó la oferta de Iglesias, más por presión de los barones socialistas que por decisión suya, y actualmente apuesta por gobernar con apoyo de Ciudadanos, los que decían que no investirían ni a Rajoy ni a Sánchez, y la abstención del PP. Esta opción es casi un chiste teniendo en cuenta no solo ha perdido las elecciones sino que lleva meses insultado a todo nuestro partido y que ha pactado con quien hiciese falta para echarnos de los ayuntamientos y comunidades donde habíamos ganado legítimamente las elecciones.

Esta propuesta se hace aún más chistosa si se tiene en cuenta que las coaliciones siempre las lidera el partido más votado y no el que ha perdido las elecciones. El ejemplo lo tenemos en varios países de nuestro entorno como Alemania, donde socialdemócratas apoyan a Merkel; la Comisión Europea; o Austria, donde ocurre lo contrario y gobiernan socialdemócratas apoyados por populares, ya que son la lista más votada. En la Unión Europea podemos encontrar hasta 25 países en los que los homónimos del PP y del PSOE se han puesto de acuerdo ¿por qué en España tenemos que ser diferentes?

Yo personalmente desearía, sin ninguna duda, que PP, PSOE y Ciudadanos fuesen capaces de ponerse de acuerdo para formar un gobierno estable, aunque sea de corta duración, en el que cada partido cediese en lo que tuviera que ceder y se reanudara el espíritu de la transición que necesitamos ahora más que nunca. Es un gobierno por el que han apostado destacados socialistas como Felipe González o Joaquín Almunia, aunque Pedro Sánchez haya hecho oídos sordos.

Sin embargo, desconfío del líder socialista, pruebas ha dado para ello, y creo que si nadie se lo impide y si Iglesias se lo pone medianamente fácil, sin exigir que el gobierno sea prácticamente suyo, habrá un gobierno del PSOE con Podemos y la abstención de los nacionalistas -la suma total de los partidos que componen esa coalición es de 56- que será muy dañino para los intereses de España al corto y al largo plazo y que nos avocaría a nuevas elecciones pero con una situación económica y política mucho peor de la que tenemos actualmente.

Otra posibilidad es que se repitan elecciones, algunos apuntan que se celebrarían a finales de junio, algo que sería visto por la ciudadanía seguramente como un fracaso de nuestros políticos y que tendría un coste altísimo, pero que sería un mal menor en comparación con un gobierno radical. Vamos, que si hay que repetir el gesto de la foto se repite, pero si se puede evitar mejor que mejor, en manos del PSOE está.

España necesita ahora más que nunca sensatez. Estamos en un momento muy complicado y los ciudadanos quieren ver como se apartan los intereses partidistas y las inquinas personales en pro de los intereses de todos. Lo necesitamos o nos veremos irremediablemente abocados a repetir los errores del pasado que tanto sufrimiento ha costado a las familias españolas.

En el mes de marzo saldremos de dudas y veremos si han estado a la altura.

Raúl Turpín Guillén
Secretario de Formación de NNGG Molina de Segura

Jóvenes solidarios ¡también en Molina de Segura!

recogida-de-alimentos